Bella addormentata

Italia-Albania / 2012 / 90 min / Documental/ Color / Italiano / Subtítulos en castellano

 

Región

Mapa para los espectadores

No se trata de una fábula de autor, más bien de realidades conflictivas en las cuales la ética, la política, la humanidad y la piedad a menudo juegan una el rol de la otra. Bellocchio relata visiones, sentimientos, pensamientos con el bisturí de un científico del alma. Una Italia que vacila, vegeta, lucha en el cono oscuro de las conciencias en un maléfico letargo es el plano inclinado de la película en la cual las dudas de la época y los fanatismos sin gloria nunca logran alcanzar el equilibro. Diálogos memorables entre Servillo y Herlitzka, verdadero sentido en los apasionados desconsuelos de la Rohrwacher y la intensa presencia de Riondino; las flaquezas abrazadas por Huppert madre trágica y por el desmoronamiento de Sansa reunidos por el inusual médico PG Bellocchio. Película laica, no sectaria, inquietante.
—Maurizio Di Rienzo

Director

Marco Bellocchio

Elenco

Guión

Fotografía

Dirección de Arte

Escenografía

Vestuario

Montaje

Producción

Distribución

Premios

Sinopsis

Notas del director

La película nace a partir de una gran emoción (y estupor) por la muerte de Eluana Englaro (y en especial por como ha sido vivida por los italianos, pienso en el pueblo de la Red, en los políticos, en la iglesia…), por mi solidaridad y admiración por el padre.
También sentía que esta participación así partisana podía limitar mi imaginación, sentía que era necesario ampliar el horizonte, prolongar la mirada en el tiempo…
Esperar… He esperado dos años antes de retomar el trabajo, de profundizarlo y así han nacido otras historias no extrañas a la historia de Eluana no obstante independientes, que “pescaban” en un tiempo más lejano (muy anterior al tiempo de Eluana), el tiempo de mi vida, mi infancia, la adolescencia, la familia, la educación católica, el compromiso con la política, los principios morales, la importancia de la coherencia de las propias ideas, el rechazo a rendirse frente a una vida en peligro que conserva toda la potencialidad de recuperarse, de renacer (ver Rossa e Pallido…).
Este es, en pocas palabras, mi recorrido en el cual el estilo, la elección de las imágenes, la estructura del drama han llegado después, o por sí solos…
Durante la filmación se ha improvisado bastante, aún cuando se han respetado sustancialmente los diálogos (reducidos al montaje).
Sin Eluana que muere no habría Bella Addormentata, que se despierta.
No existe en la película el prejuicio, decisión tomada, por supuesto no es una película imparcial, creo que en el arte la imparcialidad no existe, pero es sincero y para nada ideológico. Tengo mis ideas, pero la película no es un manifiesto. Estoy convencido de ello, abierto al debate (deseo que se discuta) y dedicado a un público no indiferente.
—Marco Bellocchio