Magnifica presenza

“Ni siquiera sé ser gay, imagínense heterosexual.”

Italia / 2012 / 105 min / Comedia dramática / Color / Italiano / Subtítulos en castellano

 

Región

Lacio, Italia Central, capital (y capital de Italia): Roma.

Mapa para los espectadores

Fantasmas visibles para quien tiene ingenuidad y calor y los sabe aceptar para poder comprender su realidad de hombre joven. Ozpetek sabe que es el pasado, lo que significan los sentimientos y la tragicomedia. Entre trajes super clásicos y diversidades humanas dispersas, en una Roma agridulce vivida en el interior y en el pasado, transcurre un diálogo compuesto de matices más que de impactos. Presencia actorales de importancia con Elio Germano y la hierática Anna Proclemer que regresó del teatro a la gran pantalla.
—Maurizio Di Rienzo

Director

Ferzan Ozpetek

Elenco

Elio Germano, Paola Minaccioni, Beppe Fiorello, Margherita Buy, Vittoria Puccini, Anna Proclemer.

Guión

Fernan Ozpetek, Federica Pontremoli

Fotografía

Maurizio Calvesi

Dirección de Arte

Andrea Crisanti

Vestuario

Alessandro Lai

Montaje

Walter Fasano

Producción

Fandango, Faros Film

Premios

Cintas de Plata: Cinta de Plata para el Mejor Guión: Fernan Ozpetek, Federica Pontremoli, Globos de Oro de la Prensa Internacional en Italia: Mejor Actor: Elio Germano, Mejor Actriz de Reparto: Paola Minaccioni, Moscow International Film Festival: Premio del Público, Premio de la Russian Film Clubs Federation.

Sinopsis

Pietro Ponte es un joven que hornea medialunas de noche y sueñaon ser actor de día. Una vez dejada Catania (Sicilia) por la Capital, busca y encuentra una casa en Monteverde. Muy contento con el departamento y con una vida todavía por delante, se da cuenta muy pronto de que no está solo y de que está compartiendo el espacio con misteriosos inquilinos, que “aparecen” y “desaparecen” perturbando su sueño y sus noches. Las presencias, diferentes y magníficas, son sombras de actores de otra época y de otra historia. Presos de un pasado ni siquiera demasiado lejano, esta compañía le pide a Pietro ayuda para recuperar la libertad perdida. Entre ensayos brillantes y medialunas crocantes, el joven aprenderá a convivir con sus propios fantasmas, indicándoles la puerta de salida de la casa y un nuevo tiempo para vivir.

Notas del director

El punto inicial se da a partir de un evento real: hace 18 años, un amigo mio me dijo que había visto una mujer extrañamente vestida en un departamento de un edificio cercano a mi casa, que había sido bombardeado durante la última guerra. Me burlé de él, pero luego unas mujeres mayores del barrio nos lo confirmaron, en ese mismo lugar, durante la Segunda Guerra Mundial, una madre y una hija se habían arrojado al vacío. Su recuerdo se parecía mucho a lo que mi amigo observó y relató… El año pasado, estábamos con Ivan Cotroneo escribiendo para una película pero terminamos abandonándola, recordé esta historia y hablé con el productor Domenico Procacci. Una vez recibida su cordial aprobación, me dediqué a este episodio y comencé a escribir el guión con Federica Pontremoli.

Es mi película más complicada porque, como la vida, combina diversión con lágrimas, y tragedia, lo que te hace llorar termina por hacerte reír y al revés. Esta es la primera vez en una historia que manejé el concepto de temor. Magnifica Presenza refleja la mirada positiva que yo debería tener; es una historia que relata un renacimiento emocional, en el cual la fuerza del sentimiento y del instinto supera a los temores más profundos – tanto racionales como irracionales – para encontrar respuesta en el amor, la amistad y la solidaridad. Pero se trata también de una película que me permite tratar y desarrollar ciertas ideas sobre la vida sin final. Estas ideas me han acompañado desde hace algún tiempo: en Hamam: The Turkish Bath, mientras Alessandro Gassman se está muriendo, vemos una sombra en la estatuilla; en Facing Window, Massimo Girotti observa gente bailar con los muertos; en Sacred Heart, está la niña moribunda y la heroína que la ve en casa otra vez; Loose Cannons terminó con los muertos y los vivos bailando juntos. Es una clase de fijación, una obsesión mía.
—Ferzan Ozpetek